Judiciales

Weiss pasará las fiestas en libertad

El empresario de Ushuaia Héctor Darío “el gringo” Weiss pasará las fiestas navideñas y de fin de año en libertad, pese a la condena de ocho años de prisión que le aplicó el Tribunal de Juicio de Ushuaia en mayo pasado, por el abuso sexual de dos niñas de 8 y 14 años.

Así lo confirmó ayer a EDFM la abogada Karina Echazú, representante de una de las querellas del caso, tras precisar que el Superior Tribunal de Justicia aún mantiene “en estudio” el recurso de casación presentado a principios del mes de junio por la defensa de Weiss contra la sentencia que lo condenó.

Echazú explicó que el acusado no irá a la cárcel mientras el fallo no quede firme, y para ello hace falta que la Corte provincial ratifique el pronunciamiento del tribunal oral, y además declare inadmisible la eventual presentación de un recurso extraordinario federal ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

En ese caso, Weiss podría recurrir, de todos modos, al máximo tribunal del país mediante un recurso de queja, pero la sentencia se consideraría firme en el ámbito provincial y por lo tanto sujeta a ser cumplida de inmediato.
La abogada recordó que el Superior Tribunal no evalúa una simple apelación, sino un recurso de casación que no puede modificar el fallo original “salvo que exista alguna arbitrariedad en la aplicación del derecho”.

La querellante recordó que antes del precedente denominado “Donamaría”, el tribunal de juicio disponía la prisión preventiva sin esperar el fallo casatorio, pero que a partir de este antecedente (surgido de una interpretación de la Suprema Corte) las personas mantienen su libertad hasta que la condena adquiera firmeza.

“En este caso Weiss está libre pese a que el precedente Donamaría admite que debe tenerse especial atención con las causas donde se juzga violencia de género o delitos contra menores. Es más, el propio tribunal de juicio señaló en su sentencia que se encontraba limitado (en cuanto a dictar o no la prisión preventiva) por la jurisprudencia del Superior Tribunal”, detalló Echazú.

El empresario fue hallado culpable de los delitos de “abuso sexual simple reiterado en un número indeterminado de veces” en concurso ideal con “abuso sexual con aprovechamiento de la inmadurez de la víctima reiterado, tres hechos”.

Al juzgar el caso en juicio, el tribunal le asignó credibilidad al testimonio de las propias víctimas, al afirmar que, en uno de los hechos, “refleja la verdad real de lo acontecido, pudiendo –entonces- afirmar que encuentro plenamente probada tanto la existencia material del hecho en trato, como la autoría por parte del imputado”.

En cuanto al otro episodio, los magistrados entendieron que Weiss abordó a la menor “de manera gradual”, hasta que en un momento la increpó con “sorpresivos besos y manoseos”, y agregaron que “el persistente accionar del imputado logró desparecer o torcer la conducta de la víctima”. A la vez, mencionaron que el condenado se aprovechó del carácter y de la “inexperiencia e inmadurez sexual de la menor, así como de su alto grado de vulnerabilidad”.

Fuente: EDFM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *