Provinciales

Malvinas “Repensar el presente para proyectar un futuro soberano”

Con una gran concurrencia se realizó el Encuentro por los dos años del acuerdo Foradori-Duncan, que fue organizado por el gobierno de la provincia y  colmó las expectativas de los organizadores

El acto de apertura estuvo presidido por la gobernadora Rosana Bertone, acompañada por su gabinete y demás autoridades.

Cabe destacar que el evento contó con las disertaciones de Victorio Taccetti, ex Vicecanciller de la República Argentina, Hernán Patiño Mayer, ex Embajador ante la OEA y Jorge Arguello, Secretario de Representación Oficial para Cuestión Malvinas.

Discurso de Bertone

La mandataria provincial en su discurso indicó “Es para mí un gran honor, como gobernadora de Malvinas, dar inicio a esta jornada de reflexión en esta tierra de industria y soberanía a dos años de cumplirse el acuerdo Foradori-Duncan, para repensar el presente y proyectar un futuro soberano.

Y si hablamos de industria y soberanía, no podía ser en otro lugar que no fuera aquí, en Rio Grande, la ciudad más cercana a nuestras islas Malvinas, el escenario más propicio para encontrarnos, entablar un diálogo y renovar nuestro compromiso como fueguinos frente a la ocupación ilegítima de nuestras Islas y también para hacer frente a las decisiones inconsultas y contrarias al interés provincial.

Contamos hoy con la presencia de destacados referentes diplomáticos que han defendido este tema ante otros Estados y ante organismos internacionales, como lo son Victorio Taccetti y Hernán Patiño Mayer, a quienes les agradezco su presencia hoy aquí en la Misión Salesiana.

Este lugar tiene mucha historia, y es parte de la identidad de los fueguinos. Los salesianos han tenido un rol importante a la hora de ser un puente entre la Patagonia y Malvinas. Aquí es donde más cerca estamos de Malvinas, frente a este mar, que nos une con las islas, y hacia donde debemos mirar cada día más.

Malvinas debe unirnos a todos. Más allá de las diferentes posturas políticas, todas son circunstanciales cuando tratamos este tema. Debemos dejar de lado disputas locales, internas pequeñas, para poner por delante la defensa irrestricta de nuestra soberanía. Porque, no se puede banalizar algo tan importante para los argentinos, y en especial para los fueguinos.

Porque cuando trabajamos juntos, dejando por un momento de lado los intereses personales, podemos conseguir lo que muchos nos dicen que es imposible.

Un ejemplo de ello lo vimos en la lucha que recientemente dimos por el tema de las asignaciones familiares en la Patagonia. Retrotraer esa medida, fue un logro de todos los patagónicos. Lo mismo debemos hacer con la defensa cotidiana de nuestra industria, cuando desde distintos sectores se la ataca y descalifica.

También tenemos que seguir trabajando para explicarle al resto del país, no sólo lo complejo de la vida en el sur, sino también haciendo valer todo lo que aportamos: petróleo, gas, pesca, ganadería, industria petroquímica, electrónica, turismo y servicios.

En momentos de dificultades, es cuando más fuerte debemos expresar nuestras convicciones. Somos respetuosos de la institucionalidad pero exigimos el mismo respeto a nuestras instituciones, a nuestra legitimidad democrática y a nuestro pueblo fueguino. En especial, cuando van en contra de lo que, por mandato constitucional, por historia, y por convicción, estoy obligada a defender, con una firme política de Estado: la integridad territorial de nuestra jurisdicción.

El acuerdo Foradori-Duncan es para nosotros una página negativa de nuestra historia reciente. Se hizo a espaldas del Congreso, no se tuvo en cuenta la opinión de los fueguinos, y avanzó en una serie de concesiones unilaterales que dejan de lado el aspecto central a debatir, como lo es la cuestión de la soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sándwich del Sur y los espacios marítimos circundantes.

Este año, en cuanto nos enteramos de que se reactivaba la Subcomisión científica de la Comisión de Pesca del Atlántico Sur, la cual contó con la participación de ciudadanos británicos residentes en las Islas y no de los fueguinos, desde la provincia decidimos convocar a todos los sectores políticos y construir nuevas herramientas para hacer oír nuestra voz. Asimismo, realizamos acciones ante el Consejo Federal Pesquero. Allí se encuentran representadas todas las provincias con litoral marítimo y constituye la autoridad de aplicación y es el órgano que define y regula esta actividad, para que tome medidas tendientes a resguardar los intereses nacionales y provinciales en materia de pesca.

Agradezco nuevamente a todos los legisladores provinciales por la decisión unánime de aprobar la creación de la Secretaria de Representación Oficial para la Cuestión Malvinas, que hoy encabeza una gran persona y un gran experto: Jorge Argüello.

Siempre destaco su trayectoria, su conocimiento de la Cuestión Malvinas y su vocación de servicio. Por eso le agradezco que haya aceptado este desafío de ser nuestra voz ante la Cancillería, para poder tener un diálogo en el mismo lenguaje. Si bien somos respetuosos de que las decisiones de política exterior las determina el Poder Ejecutivo Nacional, pretendemos poder tener un espacio de diálogo y debate constructivo, donde sea escuchada nuestra posición y canalizadas nuestras propuestas.

Tierra del Fuego tiene una posición particular. Nuestra ubicación geoestratégica es analizada a nivel mundial. Integra nuestra jurisdicción el Sector Antártico Argentino, sujeto a un tratado internacional, y por otro lado, tenemos otra parte de nuestra provincia ocupada de manera ilegítima y arbitraria por el Reino Unido.

Esa ocupación, sostenida por la fuerza militar, hoy explota los recursos naturales que son parte de nuestro patrimonio. Por eso, nosotros decimos que esta disputa debe saldarse con la voz y la opinión de quienes vivimos aquí, para que la Nación tenga una mirada cabal de lo que sucede en estas latitudes.

Con esta actividad pretendemos también visibilizar las acciones que lleva adelante la provincia en todos los frentes, muchas de las cuales pueden encontrar mencionadas en la carpeta que tienen con Ustedes, con el objetivo de contribuir a difundir los aspectos referidos a la Causa y a la Cuestión Malvinas.

Esa es mi responsabilidad como gobernadora de todos los fueguinos. Incluso de aquellos que, habiendo nacido en Malvinas, no me reconozcan como tal.

Seguiremos adelante, porque nos asiste el derecho y la historia y porque es justo nuestro reclamo. Pero, sobre todo, porque tenemos entre nosotros a quienes fueron hace 36 años a las islas a dejar lo más preciado que tenían: sus vidas. Por ellos, por su memoria, por su identidad y porque fueron los veteranos de Malvinas, quienes combatieron también a su regreso el feroz silencio de la desmalvinización, es que esperamos que poco a poco, lo que se decide a nivel nacional, incorpore nuestra mirada local y defienda el interés nacional y provincial en la zona.

A los Veteranos, mi enorme agradecimiento por su trabajo diario en pos de mantener viva esa llama de Malvinas. Gracias por acompañarnos en este evento, y siempre, estar presentes. Es un orgullo para los fueguinos poder decir en el resto del país como se honra a nuestros héroes en esta provincia. Y el rol central que tienen dentro de nuestra sociedad.

Aquí, muchos jóvenes que observo, recuerdan quizás la primera vez que asistieron a una Vigilia por Malvinas, o cuando un Veterano visitó sus aulas, compartió sus experiencias y los hizo participes de una gesta histórica. Y hoy han venido a conocer cómo está la situación actual y cómo continuamos. Estoy convencida que gracias a ese trabajo silencioso y persistente, han logrado transmitir a la nueva generación de fueguinos, los valores centrales de amor a la patria y defensa de la soberanía.

Desde Tierra del Fuego, asumimos también el desafío de contagiar al resto del país de esta propuesta malvinizadora. Quiero destacar también el apoyo que hemos recibido de la Confederación de Combatientes de Malvinas para que nuestra provincia tenga voz en los temas que involucran a la cuestión Malvinas en la Cancillería.

Las cosas en la Capital de la República a veces no se ven de la misma forma que en el resto del país. Un país es tan grande que a veces se requiere salir un poco a ver y escuchar a las personas que viven y hacen soberanía en cada rincón. El centralismo achica las miradas y empobrece las políticas.

Por eso no hay soberanía sin federalismo.

Somos una provincia grande y la seguiremos haciendo grande mientras todos pongamos nuestro esfuerzo en ese objetivo y hagamos valer esto ante los ojos del país y del mundo”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *