Provinciales

Descubierto: el sujeto que insultó a Bertone es un asesor contratado de Melella

En una suerte de esquizofrenia política, durante el fin de semana los candidatos y particularmente las mujeres de esa agrupación, se dedicaron a desmentir lo que los audios y videos del acto de FORJA en Ushuaia, demuestran: que pasivamente aceptaron y aplaudieron a un sujeto especialmente traído desde Buenos Aires a Ushuaia para denostar la figura de la máxima autoridad institucional de Tierra del Fuego elegida democráticamente.

Pese a que desesperadamente intentaron negar lo que la tecnología de estos días les impidió, los candidatos de FORJA, con su aspirante a la gobernación Gustavo Melella a la cabeza, decidieron persistir en la misma actitud de avalar los dichos de quien presentaron en Ushuaia como presidente a nivel nacional de su agrupación política, cuando en realidad es un asesor del intendente de la Municipalidad de Río Grande como lo demuestran los contratos que acompañan esta nota. El hecho podría no llamar la atención, aunque en principio resulta extraño que un Municipio fueguino le pague todos los meses a un abogado con residencia en Buenos Aires, el equivalente a unos mil dólares, independientemente de que exista algún trámite que requiera su intervención o no. También cabría preguntarse con qué criterio fue seleccionado López para representar a la Municipalidad de Río Grande, habida cuenta que sus antecedentes no hablan muy bien de él. Baste mencionarse que López inició su actividad política con Raúl Alfonsín, luego se pasó a la Alianza y más tarde al equipo de los Kirchner. No por nada los radicales lo consideran un “traidor” y los medios capitalinos lo llaman “el radical K”. Su diversidad ideológica lo llevó también a acompañar a Aníbal Ibarra en 2003, quien lo nombró secretario de Cultura en la época en que ocurrió la tragedia de Cromagnón, hecho por el que tuvo que presentarse a dar explicaciones en la Legislatura.

Como si fuera poco, López fue demandado por la ex diputada Silvia Vázquez, quien lo acusa de haberse apoderado indebidamente de la creación de la agrupación. En definitiva, Gustavo López se adjudica ser el “presidente de la Mesa Nacional del Partido de la Concertación FORJA” pero Vázquez llevó el tema a la Justicia para demostrar que ese cargo le fue arrebatado.

Con todos estos antecedentes y ante el desconocimiento de los contribuyentes de Río Grande de que con sus impuestos le están pagando todos los meses a este camaleónico sujeto que se arroga el derecho de insultar a las autoridades legítimamente elegidas por el pueblo fueguino – sean estas las que sean y se llamen como se llamen – es de esperar que Gustavo Melella explicará a la ciudadanía, a la que pretende representar, por qué lo designó como su asesor. Y por qué, si le paga por representar al Municipio de Río Grande en Buenos Aires por presuntos juicios de los que nada se sabe siquiera si existen, lo hace oficiar como jefe de campaña para actuar como fuerza de choque verbal contra su principal contendiente en las elecciones del domingo próximo.

¿Responderá Gustavo Melella o se refugiará como es su costumbre en el latiguillo “no voy a decir nada porque es mi vida privada…”?

Fuente: Diario Prensa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *