LegislaturaProvinciales

«Consenso», el término favorito de los Legisladores «peronistas» de Tierra del Fuego

El jueves 25 de marzo se desarrolló en la Legislatura fueguina la primera sesión ordinaria del año, presidida por la titular de la composición parlamentaria, vicegobernadora Mónica Urquiza.

Allí, participaron los legisladores del «Frente de Todos», quienes efectuaron la utilización del término «consenso» para definir la aprobación de cinco leyes y el establecimiento de una comisión especial para el tratamiento de la ampliación del ejido urbano de la ciudad de Ushuaia.

Especialmente, el término fue empleado por el legislador Federico Bilota «es importante la creación de la comisión para la evaluación y análisis de la ampliación del ejido urbano y es muy importante que hayamos logrado un consenso con la mayoría de los bloques para crear una comisión para tratar este asunto y también que con las palabras del Gobernador en la apertura de sesiones, mencionándolo como una cuestión importante, merece ser debatida con responsabilidad absoluta e invitación a todos los actores que estén involucrados con la temática».

La creación de dicha comisión fue aprobada por mayoría, teniendo al bloque del Partido Verde como único en desacuerdo con el proyecto.

Y a esta altura no sorprende ya el «consenso» generado por el bloque que debería ser el principal opositor -en términos de observación y cautela- de los proyectos oficialistas, cuestión ésta que no se da en Tierra del Fuego, con una bancada «peronista» que abala sin chistar lo que envían desde el Poder Ejecutivo.

Disfrazados de opositores, son cada vez más los legisladores del Frente de Todos que se suman a los proyectos de FORJA y generan una mayoría que permite aprobar cada proyecto que desde el oficialismo se presente.

No es la primera vez

La última vez que se habló de oficialismo en la oposición fue luego de la paupérrima sesión del 29 de diciembre de 2020, oportunidad en la que los legisladores del Frente de Todos aportaron los votos necesarios para otorgarse a ellos mismos, al gobernador Gustavo Melella y a los funcionarios un suculento aumento de sueldo.

En aquella ocasión, mientras se debatía la legalización del aborto legal, seguro y gratuito en el Congreso de la Nación, los parlamentarios fueguinos (la mayoría de ellos, con excepción una vez más del Partido Verde) aprobaron un proyecto del Presupuesto 2021 que contuvo en sí mismo una nueva fórmula que permite que el gobernador Gustavo Melella, la vicegobernadora y todos los legisladores reciban aumentos de sueldos y perciban salarios por demás estrepitosos.

Esos sueldos los reciben actualmente los legisladores. Melella, por su parte y ante las presiones políticas desde diversos sectores políticos (en los que, obviamente, no entran los legisladores del FdT) decidió suspender, de momento, ese aumento de sueldo, pero no derogarlo.

Devenidos en Zhaocai Mao de carne y hueso, los parlamentarios peronistas parecen tener el botón permanente que les permite levantar la mano ante cualquier proyecto enviado desde el Ejecutivo provincial. Parecen haberse olvidado, todos los legisladores peronistas, que les toca ser oposición y que, de vez en cuando, pueden oponerse a los pedidos del gobernador.

De momento, los votos para los proyectos de Melella seguirán disfrazados como «consensos» para dar «gobernabilidad», con ánimos de continuar en ambos bandos, de cara al 2023.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *