OpiniónProvinciales

La provincia funciona tan en modo automático, que Melella puede no estar gran parte del tiempo

Gustavo Melella parece haber encontrado la fórmula para poder gobernar tranquilo en Tierra del Fuego: apegarse al Gobierno Nacional, apoyarlo y esperar que ingrese plata para obras, aumentos de sueldos y coparticipación.

No solo por el período vacacional la situación política está tranquila en la provincia. El exintendente de Río Grande que no apoyó públicamente a Alberto Fernández en su candidatura a Presidente de la Nación en 2019, entendió que su cargo de gobernador no era tan sencillo como en su despacho de calle Elcano; Melella tuvo que aprender que para gobernar una provincia -y, sobre todo, la nuestra- deben trazarse lazos de importancia con nación.

La pandemia del coronavirus obligó, de una u otra forma, a que Melella se kirchnerice rápidamente. Pasó de ser un intendente radical al gobernador que apoya al presidente hasta por redes sociales. Incluso, sus publicaciones en las redes sociales suelen aparecer cuando hay que apoyar una medida del presidente Fernández.

Cuando era intendente, Melella no estaba mucho en Río Grande. Decenas de veces fue criticado por estar ausente en la ciudad y dejar a cargo de la intendencia al presidente del Concejo Deliberante. Hoy por hoy, y no solo en el periodo vacacional, la situación se replica a nivel provincial.

El gobernador puede ausentarse de la provincia por «gestiones» o por motivos personales y todo sigue funcionando igual. Firma la vicegobernadora o el vicepresidente de la Legislatura y no solo decretos de simple trámite, sino también la creación de nuevas secretarías con estructuras enormes.

Quizás sea por eso que Melella inclinó tanto su postura hacia el gobierno nacional. Quedará en cabeza de Melella esperar a que se acerque 2023, analizar las encuestas y decidir a qué candidato a presidente apoyar. No sería raro -y la historia así lo demuestra- que el Mandatario fueguino apoye a Juntos por el Cambio o, incluso, a los libertarios de ultraderecha.

Con una provincia funcionando en modo automático, todo se le hace más fácil al gobernador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *